Encontrando su lugar: un viaje por el trabajo de Lizzy Taber

 

Lizzy Taber tiene un brillo especial, una energía cálida que te alcanza y te hace sentir en casa, como si la conocieras desde hace mucho tiempo. Su trabajo está basado fuertemente en los viajes y los lugares que visita. Explora diferentes medios como el dibujo, la pintura, el grabado y la escultura. Al viajar desde su plana, húmeda y azul Florida -donde creció- hacia la tierra novedosa, árida y montañosa de colores tierra en Arizona, comenzó a adjudicarle una cierta memoria a factores medioambientales. “Usualmente deseo conocer la tierra que no me es familiar, para comenzar a dejar ir algunas cosas que ya no me sirven a cambio de balance”- afirma.

 

Lizzy Comenzó su carrera como artista un poco por casualidad, cuando estaba en su primer año en la Universidad, persiguiendo un título de grado en inglés que nunca llegó. Gracias a una amiga, se unió a algunas clases optativas de arte, sin mucho éxito al principio, hasta que se dio cuenta que encontraba mucho más placer en ésto que en ninguna otra actividad. Sin embargo, no se consideraba a sí misma una artista, y un pequeño debate se gestaba en su interior: “Pero, yo no soy artista. Como voy a querer tener un título en arte, si ni siquiera soy buena en eso, si ni siquiera soy artista?”  Se decía. Luego de luchar contra esta mentalidad por un tiempo, finalmente se decidió a tomar un curso de grabado. Se enganchó por completo. “Me consideré a mí misma grabadora desde la primera edición, nada me emocionaba más que el grabado.” De ahí en adelante, todo comenzó a encontrar su lugar, al igual que lo hacen las rocas cuando tocan el fondo del mar.

 

 

 

 

Entre las muchas becas y premios que recibió, Lizzy considera que el Radius Workshop al que asistió en Croacia fue uno de los más importantes: “Mi mentora, Louise Freshman Brown, me invitó en 2014 a Croacia en un viaje que ella hace anualmente. Era un taller sobre trabajos en papel, acuarela y monotipos, y ella me dio una beca para poder asistir. Esto fue justo el verano después que me gradué de mi Licenciatura. Esto fue probablemente la primera vez en mi vida que pensé: puedo hacer esto, puedo encontrar mi lugar en el mundo del arte”. Crecer en el mar, en Pompano Beach, Florida, la influenció profundamente. Ahora, estando lejos de eso en el desierto mientras completa un Máster en Bellas Artes y Grabado en la Arizona State University, tiene una perspectiva diferente y está demostrando ser un punto clave en su desarrollo, tanto personal como profesional. Esto puede ser apreciado en su serie “Sea Level Headed”, su cuerpo de obra más exitoso en términos tanto de exposición como de crecimiento profesional. Incluye los paisajes naturales más impresionantes, retratados en forma de bellos fotograbados encerrados en figuras geométricas.

 

Su trabajo se inspira en una mezcla de artistas de la vanguardia con artistas contemporáneos. La inclinación a la pintura minimalista de Agnes Martin, principalmente debido a su paleta y a sus escritos, resuena fuertemente en el trabajo de Lizzy. También cita al maestro Frank Stella, evocando su poder mágico de trasmitir emoción como forma de relacionarse con la audiencia a través de su trabajo. Sol Lewitt, Ellsworth Kelly and Eva Hesse están también dentro de sus influencias minimalistas. Además, al haber estado en Islandia el verano pasado (donde participó de un programa de Residencia para Artistas) obtuvo un influjo de artistas contemporáneos con raíces del norte como Olaffur Eliasson, en especial su estética, su concepto y sus investigaciones en relación al cambio climático, además del artista performático Ragnar Kjartansson. Más cercana a su reciente producción es la obra de la artista Sarah Cain, basada en Los Ángeles, con sus vibrantes colores y sus canvas de formas geométricas, y la artista escocesa Katie Patterson, quien considera nuestro lugar en el mundo en el contexto del tiempo geológico y el cambio, cruzando sus trabajos con datos científicos. Dentro de la misma línea, hay algunas influencias de Mark Dion, cuyo trabajo es conocido por el uso de presentaciones científicas en sus instalaciones.

 

La encrucijada  entre el hombre y la naturaleza, el nervio central de ETHER Arts Project, está muy presente en el trabajo de Lizzy Taber, en todos los medios que utiliza. Hay una referencia constante al mundo natural. Cuando se la cuestiona sobre este interés, dice: “El hombre es la naturaleza. Es cómico porque como humanos podemos sentirnos tan apartados de la naturaleza, pero somos naturaleza. (…) Nos sentimos tan separados que empezamos a pensarnos “en la naturaleza”- estamos casi comenzando a transformarnos en cyborgs. Tan adictos a la tecnología pareciera que solo haciendo caminatas o acampando sentimos que estamos de vuelta en la naturaleza. Sin embargo, respiramos aire, necesitamos de la luz del sol, beber agua y comer alimentos- al igual que todos los seres vivos en la naturaleza necesitan!”

 

Lizzy es muy consciente y demuestra una gran preocupación por la huella de carbono que estamos dejando en la tierra. Por lo tanto, considera importante que los trabajos que produce ayuden a generar conciencia sobre estos temas, a la vez que colaboran a profundizar su entendimiento sobre cómo funciona este mundo y hacia dónde nos dirigimos. Dice al respecto: “Mi trabajo es en gran medida sobre la perdida, especialmente a nivel humano (…) He tenido algunas pérdidas muy cercanas a mí, y creo que cada vez más eso cambió mi visión sobre el mundo y sobre mi trabajo. La pérdida, el cambio y la impermanencia siempre están presentes. Pero de acuerdo a como la sociedad occidental me ha entrenado, incluso para mí es difícil hablar de la pérdida como tema en mi trabajo. Las obras sobre los arrecifes de coral y los glaciares son una forma de acomodar mi cabeza alrededor de la idea de la pérdida (…) La escala es tan increíblemente monumental…  y nos afecta a todos. Creo que la magnitud de semejante pérdida es más fácil de conceptualizar y procesar que la muerte, en menor escala, de alguien cercano a nosotros. Por esto uso estas metáforas, para mí misma, para  entender mejor la pérdida permanente, la muerte y el sentimentalismo.” Utilizar la naturaleza como metáfora parece ser la fórmula que Lizzy ha encontrado para comunicar lo que está enraizado profundamente en ella, su deseo interno más profundo.

 

 

Siguiendo esta idea, cita como punto de inflexión en su vida el haber podido experimentar en persona un glaciar derrumbándose y cayendo al agua, en Jökulsárlón , Islandia: “Este momento fue estridente, poético, trágico y hermoso – todo al mismo tiempo. A medida que presenciaba estos paisajes frágiles, comencé a notar la comparación de nuestra pérdida inevitable a la de éstos.” Como se deja ver, estar en contacto cercano con la naturaleza en un espectáculo tan impresionante ha dejado una huella imborrable en su trabajo.

 

Rastrear el camino de la naturaleza en el trabajo de Lizzy no resulta muy complicado, estudiando la geología que inspira tanto metafísica como científicamente las formas que reaparecen en sus piezas. De acuerdo con ella, “las formas minerales abstractas poseen y simbolizan la energía que las personas crean. Mientras que las rocas sedentarias son evidencias físicas de la historia de la tierra, este cuerpo de obras existe como un documento de mis conexiones personales. Pensé mucho acerca de los aspectos espiritual, cultural, metafísico, natural, bello, colorido, geológico, consumista, histórico y geográfico de las gemas y minerales por aproximadamente cuatro años.”

 

Esto resultó en un grupo de obras ejemplificado en “Hidden Gems”, una colección de acuarelas de formas geométricas, y “Recollection Collection”, una serie de esculturas en madera con dibujos grabados a láser que representan su propia colección de rocas y souvenirs de viajes irrepetibles. “Mi trabajo es lenguaje visual que habla en metáforas. Estuve muy interesada en simbolismos y significados adheridos a los cristales. ¿Cómo es que un cuarzo ahumado puede denotar energía negativa? Si bien no estoy debatiendo que no pueda, estoy más bien fascinada con la idea de que los humanos le asignen un significado a los objetos. Entonces, comencé a hacer mis propios cristales, adhiriéndoles un significado a ellos en mi trabajo- que es esencialmente lo que los artistas hacen de todas maneras. Eso me llevó a un bello camino de estudiar realmente los contextos lapidarios e históricos de la energía y la espiritualidad en los minerales, hasta llegar inclusive a la industria minera, que no es sustentable de ninguna manera (…) Creo que estoy intentando liberarme de esas formas en mis trabajos nuevos, pero siempre me atraen los filosos bordes geométricos.”

 

 

 

 

 

Su serie más reciente, incluida en su último show “Tidal”, en exhibición durante Mayo en el centro de Phoenix junto con la artista colombiana  Cami Galofre, es en  parte una exploración del consumo y el capitalismo- es decir, cómo los productos son impuestos y publicitados sobre nosotros. También captura las cualidades abstractas de los organismos oceánicos a la vez que resalta la belleza, el poder y la fragilidad del paisaje marino. Dice al respecto: “Desde que era una niña, siempre me sentí atraída a lo brillante y a lo reluciente, los arcoíris y los objetos metálicos. Para ser honesta, aún lo estoy.” Basada en esta atracción primaria, comenzó a explorar estos materiales y a través de la investigación, incluso descubrió que los humanos estamos naturalmente más atraídos a los objetos brillantes debido a nuestra inherente necesidad de agua. Este descubrimiento la devolvió de lo artificial de nuevo a lo natural, como señala: “los elementos no naturales aún juegan un rol de una forma extraña-natural-psicológica hacia nosotros, los humanos. Creo que muchas veces, lo artificial imita lo natural- incluso cuando es completamente por oposición.”

 

Su proceso creativo sigue diferentes caminos de acuerdo a los medios que utiliza. Cuando se acerca a un nuevo trabajo, si es una pintura o un dibujo disfruta de ese momento de juego libre o ese estado cercano al flujo de conciencia, de dejarse crear libremente. El grabado, por otro lado, requiere de una planificación más cuidadosa, y hay un cierto elemento sorpresa similar al de descubrir una fotografía en el laboratorio. Comenta sobre esto: “Hay un sentido de colaboración entre  la prensa de grabado y yo.  Hay un momento de sorpresa- casi mágico. Una vez que creé mi placa y la hago correr bajo toda esa presión, hay una posibilidad de lo desconocido. Hay una cierta colaboración sobre la que nunca puedo estar segura de cómo va a salir una impresión, hasta que levanto el papel. Ese sentimiento es indescriptible, ¡lo adoro y se me antoja repetirlo cada vez!” Ambas posibilidades creativas, lo inmediato y lo premeditado, son atractivas para ella y su inspiración es estimulada tanto por la estética como por la emoción, así como su estado de ánimo es influenciado por la música que escucha en ese momento particular.

 

 

 

 

Su deseo al hacer arte es poder transmitir algún tipo de emoción o pensamiento introspectivo a través de su trabajo, al igual que sus favoritos minimalistas lo hicieron. Recientemente ha incursionado además en la lectura del Tarot, incluso adhiriéndole significados esotéricos a algunos de sus trabajos. Es como si las cartas de Tarot pudieran captar una cierta energía dentro de las obras, una vibración interna que es imperceptible al ojo, pero es de alguna manera experiencial para el espectador.

 

Para este verano, Lizzy tiene una agenda muy ocupada. Volverá a sus raíces en Florida para pasar un tiempo con su familia. Luego, se mudará a Kauai, Hawaii, donde ganó una beca en Double Dog Dare Studio junto a su dueña, Sally French. Desde ahí, irá directo a San Diego para abordar el Falkor- un buque de investigación desarrollado por el Schmidt Ocean Institute. “Apliqué y fui seleccionada para ser parte de la Artist at Sea Residency. Es una residencia donde los artistas crean obras directamente inspirados por las investigaciones oceánicas que ocurren a bordo de la nave. El buque donde estaré viajará desde San Diego hasta Astoria, Óregon. El tipo de investigación que haremos será un mapeo del sustrato marino.”  La oportunidad de explorar una diversidad biológica marina tan diversa en diferentes contextos seguramente enriquecerá las prácticas de esta artista, aumentando su desarrollo y encontrado su lugar hacia un futuro muy promisorio. Estaremos seguros de seguirle los pasos de cerca.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

© 2017 por ETHER Arts Project

Aspen - Buenos Aires - Barcelona

  • White Instagram Icon
  • Facebook Clean